La mas grande de nuestras patrias

La más grande de nuestras patrias es , este gran hogar, esta gran máquina de reciclaje que es nuestro planeta, al que nosotros no dejamos trabajar, por esta enfermedad que nos consume, la vanidad, esta religión basada en el consumo de lo que no necesitamos. Es necesario cuidarla, y para ello he creado una bandera que representa los cuatro elementos indispensables para la vida, agua (representado como olas marinas), tierra (campo con amapolas), aire (representado con el azul del cielo), fuego (representado con el sol en el horizonte), en el centro de este el símbolo del ser humano que es el responsable y la victima del futuro que espera a las próximas generaciones.

Este contenedor de atomos

Hablamos sobre los recursos naturales como si todo tuviera una etiqueta con el precio. Pero no podemos comprar los valores espirituales en una tienda.
Las cosas que estimulan nuestro espíritu son intangibles: los viejos bosques, un río claro, el vuelo de un águila, el aullido de un lobo, el espacio y el silencio sin ruido de motores. Esos son los valores que las personas buscan y que todos necesitan."

Claridad medioambiental

Una maravilla de David Suzuki

la enfermedad del consumismo

Todos sabemos que la pobreza implica carencia, falta; si alguien tiene mucho es porque otro tiene muy poco, o no tiene. No es necesaria una maestría en economía política para llegar a esta verdad. Pero contrariamente a lo que podría considerarse como una tendencia solidaria espontánea entre los seres humanos, quien más consume anhela, ante todo, seguir consumiendo. La actitud de las sociedades que han seguido la lógica del hiper consumo no es de detener el mismo, repartir todo lo producido con equidad para favorecer a los desposeídos, detener el saqueo impiadoso de los recursos naturales. No, por el contrario el consumismo trae más consumismo. Un perro de un hogar término medio del Norte come un promedio anual de carne roja mayor que un habitante del Tercer Mundo.